Historia de la Medicina - Resumen

2/7/12


HISTORIA DE LA MEDICINA
  • Medicina Primitiva.
En los tiempos primitivos la medicina no era científica. Se basaba en la magia, la influencia de los astros y los fenómenos atmosféricos. Las enfermedades graves tuvieron especial interés para los hombres primitivos a pesar de que no podían tratarlas. Dividían la génesis de la enfermedad en dos categorías, cada una de ellas con una variedad de terapias que se excluían mutuamente.
Los primeros y más numerosos eran los procesos atribuidos a la influencia de demonios malévolos, a quienes se achacaba su proyección en un espíritu ajeno, en una piedra o en un gusano dentro del cuerpo del confiado paciente. Estas enfermedades debían atajarse mediante conjuros, danzas, efectos mágicos, hechizos, talismanes y otras medidas. Si al final el demonio entraba dentro del cuerpo de su víctima, por falta de precauciones o a pesar de ellas, todos los es-fuerzos se centraban en convertir en inhabitable el cuerpo al demonio con apaleamientos, torturas o haciendo morir de hambre al paciente. El espíritu ajeno se podía echar con pociones que provocaban un vómito violento o se expulsaba a través de un agujero realizado en el cráneo. Este último procedimiento, denominado trepanación, fue también un remedio para la locura, la epilepsia y el dolor de cabeza.
El mayor logro de la época fue el uso de extractos de plantas, cuyas propiedades narcóticas y estimulantes se iban descubriendo poco a poco. Fue tan eficaz que incluso hoy se siguen usando.
  • Práctica Médica Antigua.
Antes del advenimiento de la más avanzada medicina griega en el siglo VI a.C., ya existían en diversas sociedades sistemas precien-tíficos de medicina, basados en la magia, remedios populares y ciru-gía elemental.
  • Medicina Egipcia.
En la medicina egipcia se distinguen dos tendencias, la mágicorreligiosa, que incorpora elementos muy primitivos, y la empíricorracional, basada en la experiencia y en la observación, y en la que estaban ausentes los rasgos místicos.
El médico trataba racionalmente enfermedades comunes de los ojos y de la piel debido a su localización favorable, sin embargo los procesos menos accesibles se trataban aún con hechizos, encanta-mientos del druida y sacerdote.
El primer médico cuyo nombre ha sobrevivido fue Imhotep (vivió hacia 2725 a.C.).
A pesar de que los egipcios utilizaron el embalsamamiento, su conocimiento anatómico fue escaso, y sólo intentaron realizar téc-nicas de cirugía menor.
  • Medicina Mesopotámica.
Debido al sistema teocrático predominante en Asiria y Ba-bilonia la medicina no se pudo sustraer de la influencia de la de-monología y de las prácticas mágicas en estos países.
En Mesopotamia se emplearon numerosos remedios mé-dicos, con más de 500 fármacos, algunos de ellos de origen mineral. Los hechizos realizados por los sacerdotes eran una forma eficaz de psicoterapia.
  • Medicina Palestina.
La medicina hebrea recibió mucha influencia de la medicina mesopotámica durante los cautiverios asirios y babilónicos. La enfermedad se entendía como muestra de la cólera de Dios.
A pesar de que la circuncisión es la única técnica quirúrgica descrita de una manera específica, las fracturas eran tratadas con vendajes y las heridas se curaban con aceite, vino y bálsamo.
  • Medicina India.
Las prácticas de la antigua medicina hindi o vedántica están descritas en los trabajos de dos médicos posteriores, Charaka (siglo II d.C.) y Susruta (siglo IV d.C.). Susruta realizó des-cripciones aceptables de malaria, tuberculosis y diabetes mellitus.
En el campo de la cirugía los indios son reconocidos por ser los más diestros de toda la antigüedad. Se cree que fueron los primeros en realizar un trasplante de piel y cirugía plástica de la nariz.
Con la aparición del budismo se prohibió el estudio de la anatomía, y la conquista musulmana produjo un declive y estan-camiento en el campo de la medicina.
  • Medicina China.
En la China antigua, la técnica quirúrgica era muy rudi-mentaria. Los tratamientos externos incluían el masaje y la apli-cación de ventosas. Dos formas especiales de esta técnica empleadas en enfermedades reumáticas y de otro índole fueron la acupuntura.
El ruibarbo, el acónito, el azufre, el arsénico, y el más im-portante, el opio, son importantes fármacos chinos.
  • Medicina Prehispánica.
Entre las culturas prehispánicas de América el arte de curar, con métodos predominantemente empíricos, alcanzó niveles muy notables.
En la medicina prehispánica estaba muy generalizado el uso de hierbas medicinales, sobre todo en función de sus propiedades mágicas y no tanto por su actividad farmacológica.
  • Medicina Griega.
La medicina griega más primitiva se basaba en magia y hechizos. Homero consideraba que Apolo era el dios de la curación.
En el siglo VI a.C. la medicina griega se volvió secular por completo; hacían hincapié en la observación clínica y la experiencia. En la colonia griega de Crotona, Alcmaeon identificó el cerebro como el asiento fisiológico del entendimiento.
Cos y Cnido son las dos escuelas de medicina griega más famosas que florecieron en el siglo V a.C. bajo las Asclepíades. Hipócrates de Cos, conocido como el fundador de la medicina.
El conocimiento de la anatomía humana se basaba en la disección de los animales. El filósofo griego Aristóteles, es conocido como el fundador de la anatomía comparada.
En el siglo III a.C. Alejandría (Egipto) sede célebre de la escuela de medicina y de una biblioteca, se estableció como centro de la ciencia médica griega.
  • Medicina Grecorromana.
La medicina griega alejandrina influyó en la Roma con-quistadora a pesar de la resistencia inicial de los romanos.
La enfermedad era causada por la restricción del movimiento ordenado de los átomos o por el bloqueo de los poros, y el trata-miento que propuso se basaba en el ejercicio, los baños y modifi-caciones en la dieta más que en los fármacos.
Galeno de Pérgamo, también griego, fue el médico más im-portante de este periodo y el segundo después de Hipócrates en la historia médica de la antigüedad. A través del conocimiento de sus escritos, la medicina griega se trasmitió al mundo occidental a través de los árabes.
  • Medicina Romana.
Las contribuciones romanas más originales se realizaron en los campos de la salud pública y de la higiene.
  • Medicina en la Edad Media.
A la infiltración progresiva en el mundo romano de una serie de pueblos extranjeros sucedió un periodo de estancamiento de las ciencias. La medicina occidental en los albores de la edad media consistía en folklore, mezclado con una pobre comprensión de los restos de las enseñanzas clásicas.
Incluso en la refinada Constantinopla las epidemias sirvieron para iniciar el resurgimiento de las prácticas mágicas. Sólo algunos médicos griegos extranjeros mantuvieron la antigua tradición frente a la creciente decadencia moral, la superstición y el estancamiento intelectual.
  • Medicina Arabe.
Las traducciones del griego contribuyeron al desarrollo del resurgimiento científico y de un sistema de medicina propio pero basado en el pensamiento griego y romano que se extendió por todo el mundo árabe.
Entre los médicos arabistas más celebres hay que citar: AlRazi, famoso clínico y escritor, el primero en identificar la viruela, en el año 910, y el sarampión, y que sugirió que la sangre era la causa de las enfermedades infecciosas; Isaac Judeaus, el autor del primer libro dedicado por completo a la nutrición, y Avicena.
  • Medicina Europea.
Europa sufrió en los comienzos del medievo una completa desorganización de la fraternidad médica laica. Para cubrir la necesidad imperiosa de asistencia medica apareció una forma de medicina eclesiástica; surgida desde las enfermerías monásticas, se extendió con rapidez por distintas instituciones de caridad destinadas al cuidado de muchos enfermos de lepra y de otras enfermedades.
En el siglo IX, como resultado de los esfuerzos del empe-rador Carlomagno, la medicina se incluyó en el currículo de las escuelas catedralicias. Contrastando con ello el eclesiástico francés san Bernardo de Claraval prohibió a los monjes cistercienses el estudio de libros médicos y el uso de cualquier remedio que no fuera la oración.
En el siglo XIII, se autorizó y apoyó la disección de cadáveres humanos y se dictaron estrictas medidas para el control de la higiene pública, pese a lo cual la medicina escolástica permaneció como expresión lógica del antiguo dogma. A pesar de los prejuicios popula-res, prosiguieron los estudios anatómicos.
  • Medicina del Renacimiento.
Durante el renacimiento no se produjo un cambio abrupto en el pensamiento médico, pero se acentuó la crítica hacia Galeno y los arabistas y hubo un resurgimiento de las doctrinas de Hipócrates.
  • La Medicina en la América Española.
España llevó a América —dice el historiador Francisco Guerra— la mejor medicina de su tiempo y una organización sanitaria eficiente.
El primer hospital de América lo creó Nicolás de Ovando en Santo Domingo en 1503, y el primero en México lo estableció Cortés en 1521.
Las mejores instituciones hospitalarias de Hispanoamérica estuvieron gestionadas por la orden de san Juan de Dios. En todas las universidades del continente se instituyeron cátedras de medicina.
  • El Resurgimiento de la Medicina Moderna.
El acontecimiento que dominó la medicina del siglo XVIII y marcó el inicio de una nueva era en la ciencia médica fue el descubrimiento de la circulación de la sangre por el médico y anatomista inglés William Harvey. El desarrollo de la moderna medicina ha puesto al alcance del médico un sinfín de técnicas y procedimientos a menudo complejos y de alta tecnología, que incluyen la electrónica, la exploración radiológica, el uso del láser y la tecnología.
  • Medicina en el Siglo XIX.
Muchos de los descubrimientos realizados en el siglo XIX hicieron posible los importantes avances en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad y de los métodos quirúrgicos. Hacia 1819, el médico francés René Théophile Hyacinthe Laënnec inventó el fonendoscopio, todavía hoy el instrumento más usado por los médicos.
  • Medicina en el Siglo XX.
En el siglo XX se han vencido muchas enfermedades infecciosas gracias a las vacunas, los antibióticos y la mejoría de las condiciones de vida. El cáncer se ha convertido en una enfermedad frecuente, pero muchas formas de la enfermedad se pueden combatir con eficacia debido al desarrollo de numerosos tratamientos.
En este siglo también se han iniciado investigaciones básicas so-bre los procesos vitales. Se han realizado importantes descubrimien-tos en muchas áreas, en especial en lo que concierne a la base de la transmisión de defectos hereditarios y en los mecanismos físicos y químicos de la función cerebral.
Durante la segunda mitad del siglo XX, se han desarrollado nuevos y mejores métodos para observar el interior del cuerpo hu-mano.